Page images
PDF
EPUB

En el proyecto de presupuestos de 1905 á 1906 se encluyen créditos para la creación de cien aulas más que, en su mayor parte, funcionarán en los distritos rurales. Con el número de aulas ya existentes y las que se agregaron, habida cuenta además, do su distribución por todo el territorio, la inspección técnica actual apenas es suficiente. Las visitas efectuadas por los inspectores pedagógicos y superintendentes de instrucción en los distritos escolares urbanos y municipales, ascienden á 3,076, pero el cuarenta por ciento de ellas corresponde á los superintendentes de instrucción de los distritos urbanos que pueden visitar con frecuencia las aulas bajo su inspección, quedando así muy limitada la de los distritos municipales; por esta razón será preciso aumentar el número de los inspectores pedagógicos ó adoptar otra medida que llene la necesidad.

La secretaria del ramo no se ha dado tregua en la tarea de dotar á las escuelas de todas los elementos que están en harmonía con las exigencias de la enseñanza y los progresos alcanzados por la ciencia pedagógica. A partir del último curso se viene distribuyendo material científico adecuado á los adelantos alcanzados, teniendo a la mano los alumnos y maestros cuando puede auxiliarlos en el objeto que persiguen.

En la gran Exposición Internacional de San Luís, á que ha concurrido el Departmento de Instrucción Pública, ha alcanzado la exhibicion de nuestras escuelas altos honores y recompensas, que de lleno corresponden á los maestros y á los alumnos, siendo la opinión general, que hemos ocupado lugar prominente en el certámen de educación.

Un vacío se advierte aún en la organización escolar; me refiero á la Escuela Normal de Maestros de Instrucción Primaria. En su última sesión ha tomado el asunto en consideración la Junta de Superintendentes, nombrando una ponencia que recopile datos y antecedentes y emita dictamen sobre la materia.

Funcionan en la República numerosas escuelas y colegios privados, que van en aumento con la reconstrucción económica del país. La libertad de enseñanza es completa. Sabido es que la intervención del Estado se limita á cerciorarse de las condiciones higiénicas del local en que se instalan las aulas, las aptitudes del maestro y de que el material sea adecuado. Aunque la Superintendencia de Escuelas se esfuerza en que conste oficialmente la existencia de las escuelas privadas, en su registro sólo aparecen 645 autorizadas, pero su número es mucho mayor y los datos estadísticos que se obtienen no merecen entero crédito. A ellas concurre crecido número de niños, sobre todo en las grandes poblaciones, contribuyendo así á la obra de la educación popular.

Hasta la fecha se han matriculado en los Institutos de Segunda Enseñanza de la República 1,011 alumnos, de los cuales corresponden 151 al curso preparatorio, 675 á la segunda enseñanza, 67 á las escuelas

de agrimensura, 33 á la de comercio anexa al Instituto de la Habana, 3 á estudios de náutica y 83 á la Academia de Taquigrafía. Se ha prorrogado por tiempo indefinido el curso preparatorio establecido en los Institutos de Segunda Enseñanza, á falta de escuelas de instrucción primaria superior; pero se aproxima el día on que éstas deban establecerse, cuando menos, en las principales poblaciones de la República, por exigirlo el grado de adelanto que van alcanzando los alumnos más aventajados de las escuelas públicas, y para aprovechar y estimular las vocaciones que vayan apareciendo en nuestras clases populares. El curso preparatorio está hoy limitado á las capitales de provincia, y es bien escasa la asistencia.

Concurren 9 en Pinar del Río, 44 en la Habana, 15 en Matanzas, 30 en Santa Clara, 13 en Puerto Príncipe, y 38 en Santiago de Cuba. Su costo asciende á más de $25,000 anuales.

Para el curso venidero se propone la Secretaría de Instrucción Pública organizar escuelas de instrucción primaria superior en algunas poblaciones, con los créditos presupuestos para instrucción primaria.

No se ha completado la enseñanza náutica ni establecido la de telegrafía en el Instituto de la Habana, porque exige la intervención legislativa la creación de carreras y profesiones. Se mantiene en el proyecto de presupuestos los créditos para ese objeto, entendiendo que bastarán las cantidades que por concepto personal y material se han consignado.

Los alumnos matriculados en la Universidad para el corriente año académico ascienden, á la fecha, á 491, de los cuales corresponden á las distintas Escuelas de la Facultad de Letras y Ciencias, 172; 137 á la Facultad de Derecho, y 192 á la de Medicina y Farmacia. Es muy probable que la matrícula supere á la del último año que fué de 524 alumnos.

Es tradicional en nuestra Universidad la concesión gratuita de matrícula á estudiantes insolventes, mediante ciertas condiciones que justifiquen la gracia. Hoy no concede la ley ese beneficio, si bien es verdad que nunca han sido tan bajos como son ahora los derechos de matrícula, además de estar suprimidos los de grado. No pocos estudiantes, sin embargo, solicitan la exención, y por eso mismo someto el particular á la consideración del Congreso.

A 496 asciende el número de matriculados en la Escuela de Pintura y Escultura de la Habana, de los cuales corresponden 427 á estudios elementales, y 69 á los estudios superiores. Entre el número de matriculados se cuentan 209 alumnas. La diferencia tan notable que existe entre los que asisten á una y otra clase de estudios, se debe á que la mayor parte no se propone dedicarse al arte, sino adquirir cierto grado de cultura artística para los oficios y profesiones que abrazan. Cuando lo permita el cúmulo de atenciones y cargas que pesan sobre nuestro

Tesoro, será conveniente la traslación de la academia á local más adecuado y ampliar el cuadro de profesores de la enseñanza elemental para que ésta sea más efectiva.

Continúa á cargo del Estado la Escuela de Artes y Oficios, uno de nuestros más útiles planteles de educación, al cual concurren actualmente 476 alumnos-315 por el día y 160 por la noche. En ella se está invirtiendo el crédito de $9,000 votado por el Congreso el 14 de Enero de este año, procediendo la Secretaría de Instrucción Pública de acuerdo con el director de la escuela.

Como se ve, la República viene haciendo grandes sacrificios por la gran obra de la instrucción. Destina más de un 20 por ciento del total de su presupuesto á la educación del pueblo, habiéndose operado así un cambio radical en la aplicación de las rentas del país, que no tardará en recoger con abundancia los benéficos frutos de esa provechosa inversión.

Pero el cambio no consiste sólo en el dinero que se invierte, sino también, y principalmente, en los métodos y procedimientos de enseñanza y organización del Magisterio, Escuelas, Institutos y Universidad que están dotados de un material pedagógico y cientifico que muy poco ó nada tiene que envidiar al de países muy civilizados y muy amantes del progreso. El Estado Cubano facilita así todos medios de elevar el nivel moral é intelectual de nuestra Sociedad; á ella le toca utilizarlos para su propio bien y el prestigio de la Nación.

El movimiento de fondos en la Tesorería General de la República, desde abril de este año, arrojaba en 31 de octubre una existencia de $9,837,265.87 de los cuales $3,124,546.53 están afectos á obligaciones contraídas y al pago de intereses del empréstito, resultando la existencia líquida de $6,712,719.34.

El 11 de mayo último quedó extendido y firmado definitivamente el contrato del empréstito de $35,000,000, celebrado entre la República de Cuba y los Señores SPEYER Y Cía, de New York, conforme a lo dispuesto en la Ley de 27 de febrero de 1903, modificada por la de 25 de enero del corriente año.

En virtud del artículo primero del mismo, el 3 de agosto próximo pasado, según acta que se encuentra archivada en la Tesorería General de la República, fueron entregados á los referidos Banqueros 11,667 bonos de la Serie A, de $1,000 cada uno, numerados del 1 al 11,667, ambos inclusives, recibiendo en el mismo acto nuestro Delegado Señor MANUEL DESPAIGNE, $10,558,635, importe de dichos bonos, al tipo de venta de noventa y medio estipulado en el contrato. Esta sima fué remesada á la Isla, é ingresó desde luego en el Tesoro de la República, siendo $7,200,635, en piezas de oro de diferentes denominaciones, y $3,358,000 en billetes.

El primero del actual venció el plazo para la segunda entrega, verificándose ésta con las misma formalidades y en iguales sumas respecto

de los bonos y su importe. Ya han comenzado á recibirse las correspondientes remesas.

Habiendo decidido el Ejecutivo que las cantidades, producto del empréstito, fueran remitidas en metálico y en billetes, y no por medio de giros, se pidieron proposiciones á las principales Compañías de Vapores y de Seguros, aceptándose, como era racional, la proposición más ventajosa. Hasta aquí se ha verificado el transporte sin el menor inconveniente.

En cumplimiento de la cláusula primera del contrato, los bonos llevan la fecha de primero de marzo de 1904, y desde entonces comenzaron á devengar interés, habiendo quedado satisfecha el 17 de octubre, la cantidad total de intereses de un año, ascendente á $1,750,000, Como las entregas se debían hacer semanalmente, en proporción al 15 por ciento del producto de las aduanas, ha resultado que en siete meses y veintiun días ha quedado cumplida dicha obligación.

Siendo evidente la necesidad de ir distribuyendo á los interesados las cantidades del empréstito, según se van recibiendo, se dispuso abrir los pagos el primero de octubre, entregando á cada cual el 50 por ciento de sus haberes, comenzando la distribución por los soldados, cabos y sargentos, que es la clase más necesitada y la más numerosa. Es probable que ya á principios ó mediados de diciembre se comience á pagar á las demás clases del Ejército, al elemento civil, á los herederos y á los cesionarios. En esta operación se ha seguido el mismo procedimiento establecido para el pago de las demás obligaciones del Estado, adoptándose, en consecuencia, el sistema de cheques al portador, impresos con las debidas garantías y conteniendo todos los datos necesarios para que se pueda comprobar en cualquier tiempo que el pago fué debidamente realizado.

La distribución de los cheques se hace por Cuerpo de Ejército, siguiendo el mismo orden iniciado por la Comisión Liquidadora, al fué preciso ajustar también el reparto de los certificados, conforme a las listas insertas en la "Gaceta." Los inconvenientes principales que hasta ahora se presentan, los origina la dificultad en la identificación de la persona interesada, no obstante pertenecer los Pagadores también al Ejército, y ser cempetentes funcionarios de la Administración Pública.

“* The Royal Bank of Canada” tiene á -su cargo el pago de los cheques, conforme al contrato celebrado con el que fué el que más ventajosas proposiciones hizo. Las Oficinas Pagadoras se hallan situadas en las Capitales de Provincias y en varios puertos, donde ha podido el Banco establecer Agencias. No le he sido posible extender éstas á otras poblaciones, como se hubiera deseado, por las dificultades para transportar á ellas grandes cantidades de dinero.

El 1° de octubre próximo pasado, y de conformidad con lo dis

que

puesto en la ley de 22 de enero del presente año y Decreto No. de 6 de febrero siguiente, quedó abierto en la Tesorería General de la República el pago de intereses de los Bonos de 1896 y 1897, vencidos hasta el 30 de septiembre. A la fecha se ha presentado ya una gran mayoría del número total de dichos Bonos, cuyos intereses se están pagando.

Al tratar sobre el asunto de braceros, dije que actualmente estaban llegando algunos millares de inmigrantes. Por eso me permito llamar la atención del Congreso respecto de la necesidad de conceder el crédito pedido de $10,000 para mejorar y ampliar el Campamento de Triscornia, el cual resulta cada día, en mayor proporción, insuficiente para el servicio de Inmigración y Cuarentenas á que se destina, siendo preciso colocarlo en condiciones de que responda cumplidamente á ambos objetos.

El Ferrocarril de Triscornia, construído por el Gobierno Militar de los Estados Unidos, con el objeto de evitar que sus tropas, al dirigirse á distintos campamentos, pasaran por la Habana, ocupa, además de terrenos del Estado, por expropiación, uno de propiedad particular, que fué arrendado en $18,770 al año, ó sea $1,564.16 por mes. Inaugurada la República, el Ejecutivo, en vista de no tener aplicación ninguna ese ferrocarril, dirigió al Congreso en 3 de april de 1903 un Mensaje, pidiendo autorización para proceder á su venta, con todos sus anexos. Entranto, se propuso obtener, como lo consiguió, que se redujese la renta siquiera á la mitad, mientras acordara el Congreso lo á bien. Ha trascurrido año y medio y no sé que haya recaído sobre el particular resolución alguna.

En este intervalo el Ejecutivo decidió cancelar el contrato de arrendamiento, y comenzó por retirar del terreno de propiaded ajena las bienhechurías construídas allí. Pero es el caso, que a través de ese terreno tienen que pasar forzosamente los pasajeros para ir á los Departamentos de Inmigración y Cuarentena, y se hace necesaria su expropiación. Con este motivo se convino en una nueva prórroga de arrendamiento hasta el 30 de Junio de 1905, con la esperanza de que en este lapso de tiempo se habrá resuelto por las Cámaras Legislativas lo que se estime procedente.

Sobre el arrendamiento del farrocarril de Júcaro á Morón, se dará cuenta al Congreso en Mensaje especial.

Durante la dominación española, el Gobierno se incautó, por débitos de contribuciones, multitud de fincas urbanas y rústicas, que según el reglamento de la materia, debia arrendar primero y vender después en subasta pública, para aplicar los productos por ambos conceptos al pago del adeudo con los recargos y costas, entregando al dueño del inmueble el sobrante, si lo hubiese. Condonadas por el Gobierno Interventor las contribuciones anteriores al año de 1899, se decretó la

que tuviere

[blocks in formation]
« PreviousContinue »